Estoy aquí intentando buscarle la vena simpática a este tema, escribir algo que no aburra, y me encuentro con la mente en blanco y es que no se puede sacar leche de las piedras, mi gato me mira, está sentado, como siempre detrás, en el hueco que queda entre mi espalda y el sillón, si si, ahora comienzo, y ahí va.

Llevo unas semanas buscando empleo y os aseguro que no hay trabajo más duro que ese, y poco provechoso, todo hay que decirlo.

Me duelen los pies y he tenido que comprar otros zapatos. Tras varios días de análisis, puedo opinar con conocimiento de causa.

Conclusión nº 1

Las empresas españolas están en la edad de piedra.

La mayoría no debe conocer las nuevas tecnologías pues hay que visitarlas simplemente para dejarles un currículo que seguramente acabe en la papelera, incluso en algunas de ellas tienen apartados postales para recibirlos. Exigen un manejo de las herramientas informáticas, pero debe ser por si algún año se enteran que estamos ya en el siglo XXI y les da por utilizarlas.

 

Conclusión nº 2.

El caso que te hagan será inversamente proporcional a la importancia de la empresa a la que solicitas el puesto

Como lo lees, es correcto.

Empresa importante ofrece una buena oportunidad, no se molestara ni en leer tu propuesta, el encargado de recibir a los candidatos te mirará, de arriba abajo como preguntándose, ¿donde irás tu, a tus años? y pretendiendo entrar aquí, si tengo a mil licenciados en ese cajón, qué me salen ya por las orejas. así que te vas, te despides de tu carta de presentación con remordimiento, la miras por última vez“adiós y perdona el mal trago” y se la dejas en la mesa.

Empresa desesperada que no invierte ni un duro en sus trabajadores, donde tienes que poner hasta el bolígrafo, si, esas que en los anuncios ponen “grandísimas comisiones”, que deben ser infinitas, porque nadie las ve, de esas que te gastas un dineral en tapas de los zapatos,  por lo menos le vendrá bien al sector. Ellos te escuchan, así que aprovecha y cuéntales tus penas, llora un poco en su hombro, porque, hay, eres “el rey”,  hasta te invitarán a un café, que seguramente salga a cuenta del pobre comercial que te está atendiendo, así que no te pases y pidas unas tostas de ibéricos aunque te estés muriendo de hambre.

Conclusión nº 3

Si eres amigo o familiar de algún cargo de una empresa importante lo tienes resuelto, aunque no sepas hacer la o con un canuto, vender te la sude, la empresa te la sude, es más estás en ese lugar buscando trabajo por que “papi y mami” están hasta el gorro de pagar tus caprichos. Es una de las formas más utilizadas, por lo menos en España, “el enchufismo”.

Desgraciadamente la persona que valga para el puesto esté limpiando los baños de la oficina, casi seguro que se haya cansado de buscar trabajo en algún momento y haya tirado la toalla, aunque yo desde luego no pienso abandonar porque se que puedo optar a algo mejor.

 

PORQUE YO LO VALGO.